Propiedades del áloe y usos en belleza
por VIERGE
| 156 vistas

El áloe vera tiene unos beneficios de belleza asombrosos, por lo que sus usos en el cuidado de la belleza son numerosos e impresionantes. Está disponible en forma pura o en forma de extracto. Aprende sobre las propiedades y usos del áloe.

Extracto de áloe, beneficios de belleza

El áloe y su extracto tienen como objetivo hidratar, calmar las irritaciones, aclarar la piel descolorida y reducir el picor. Además, previene las bacterias y los hongos. El áloe debe sus maravillosas cualidades a ingredientes como las vitaminas A, B, C y E, los ácidos orgánicos y las sales minerales, principalmente potasio, calcio, fósforo, magnesio, cobre y sulfato.

Lástima, ni siquiera el áloe es perfecto porque puede causar reacciones alérgicas. Por eso es necesario hacerse una prueba de alergia (p. ej., en la muñeca) antes de la primera aplicación. Si no se produce ninguna reacción alérgica en 24 horas, puedes echarte áloe en áreas más grandes.

Áloe, usos de belleza

El áloe es un remedio para la caspa y las puntas del cabello abiertas. Además, acelera el crecimiento del cabello, facilita la rutina de cepillado y, al ser humectante, proporciona suficiente hidratación. El extracto de áloe se añade a productos antienvejecimiento y reafirmantes de la piel porque sintetiza el colágeno, tensa la piel, hidrata y estimula la producción de ácido hialurónico. Es un ingrediente popular en los bálsamos labiales protectores y productos regeneradores para la delicada piel de los labios afectados por la inflamación y los protectores solares. Además, el extracto de áloe se incluye en las lociones corporales hidratantes, especialmente para pieles extremadamente secas, sensibles y atópicas.

El áloe en los cosméticos, contraindicaciones

Los niños y los menores de doce años, así como las mujeres embarazadas, no deberían usar áloe. Tanto el áloe como su extracto contienen antraquinonas, que causan hiperemia en los órganos internos. Es por eso que las mujeres embarazadas que usan áloe deben ser conscientes del riesgo de sangrado o incluso de aborto.